Debido a la situación que se está viviendo actualmente en todo el mundo por la pandemia Covid-19, la mayoría de las empresas han adoptado como medida el mandar a un gran porcentaje, sino es que a la mayoría de sus colaboradores, a trabajar desde casa. Esto obviamente con el objetivo de reducir la exposición al virus, aplanar la curva de contagios y así prevenir un colapso del sistema de salud y por supuesto continuar con sus operaciones en medida que su negocio lo permita.

¿Pero cómo impactó en las empresas tomar esta decisión?

Según estudios de la UNAM, únicamente 2 de cada 10 empresas mexicanas están realmente preparadas para realizar trabajo a distancia o en estos días, esto es grave.

Históricamente, en México no estamos acostumbrados a trabajar de manera remota y esto se da por diferentes causas y paradigmas, contar con la infraestructura necesaria o incluso temas organizacionales como el concepto de un buen trabajador responsable cumpliendo sus tareas en horario fijo, checando su horario de entrada y salida, solo por mencionar algunos. Si a esto sumas que las generaciones Millennial y Centennial ocupan más del 35% de la fuerza laboral actual, son ellos quienes demandan mayor flexibilidad, por esto, las empresas se enfrentan a retos importantes.

Uno de los retos, es la seguridad de la información y esto es debido a que no todos los negocios en México están preparados, ya sea por el lado de inversión para infraestructura, contratar o entrenar al recurso humano con las competencias para realizarlo, o simplemente no se tiene planteado dentro de su estructura.

Sin embargo, actualmente y afortunadamente existen en el mercado diferentes soluciones de trabajo remoto colaborativo que pueden facilitar esta transición a un costo muy bajo o incluso de manera gratuita para la mayoría de las pequeñas y medianas empresas, obviamente depende del tamaño de la empresa serán sus necesidades, pero en estos tiempos es prioritario considerarlo y hacerlo.

Otro reto, como lo mencionaba, son los paradigmas que históricamente tenemos en nuestra cultura laboral como mexicanos, quizá la mayoría de las empresas encuentran difícil el no tener a los trabajadores presencialmente en la oficina, por temas de confianza como desempeño, cumplimiento de sus labores, micromanagement, etc, sin embargo, si se realizara un análisis detallado de los beneficios que esto les ofrece se darían cuenta que el implementar el trabajo desde casa de manera continua otorgaría una situación de ganar – ganar, tanto para la empresa como para los colaboradores.

Algunos de los beneficios tanto para el empresario como para el colaborador son:

  • Contratación por competencias: esto quiere decir, personas más organizadas, disciplinadas y con ese compromiso de trabajar desde cualquier ubicación geográfica, incluso desde otro país, la tecnología inalámbrica y de banda ancha existente en la mayoría de las ciudades lo permite.
  • Ahorro en servicios y renta de oficinas: que es una carga fija para los dueños de las empresas.
  • Mejor ambiente laboral y calidad de vida: se les otorga esa flexibilidad y equilibrio entre vida laboral y familiar, estudios del INEGI en México del 2018 indican que muchas personas pasan hasta 2 horas diarias en el transporte para ir a trabajar y regresar a sus casas, desaprovechando ese valioso tiempo para invertirlo en cualquier otra actividad, ya sea recreativa, saludable o de crecimiento personal y por consecuencia ahorrando el costo de transporte y combustible.
Quiero saber más
  • Lealtad de los colaboradores: un empleado comprometido y valorado puede aportar y suele aportar enormemente al crecimiento de una empresa, existen estudios que indican que un empleado feliz es en promedio un 13% más productivo que alguien que no lo es.
  • Menor contaminación: hay diferentes estudios que analizan la huella de carbono producida por la actividad humana y empresarial, el consumo de combustibles fósiles por el transporte, consumo de electricidad para los equipos de cómputo y aire acondicionado, insumos de oficina como papel, tinta o tonner, etc.

Es importante considerar que todos estos beneficios aplican en un gran sector de las empresas de servicios o consultoría, también es importante, considerar que estos beneficios no suceden de un día para otro, es más, pueden pasar varios años para que las empresas comiencen a ver ahorros y mejoría en sus procesos. Es muy probable que el Covid-19 haya llegado para quedarse y convivir con la humanidad por muchos años como una enfermedad endémica, esto sin duda cambiará la forma en que viajamos, trabajamos y convivimos.