El inbound marketing es una de las tendencias mundiales más importantes para generar beneficios empresariales escalables y medibles, pero los beneficios del inbound no solo se limitan al crecimiento comercial o a la productividad, estos tan solo son efectos de la causa real: buscar ayudar genuinamente a las personas.

Y es que el inbound marketing trata acerca de proporcionar a los usuarios la información que realmente necesitan para tomar una decisión de compra informada, no forzada ni obligada. Es una filosofía que más allá de resultados económicos, fomenta el bienestar.

Te comparto siete formas en las que esta metodología está cambiando el enfoque mercadológico de “perseguir” a “atraer” a la par que genera felicidad para todos los involucrados.

Está enfocado a ayudar a las personas a resolver sus problemas y desafíos

A diferencia de los métodos tradicionales de marketing cuyo objetivo máximo es generar crecimiento en las empresas, muchas veces sin importar los medios, el inbound tiene un fin mayor: facilitar a las personas -y empresas-, la información que necesitan para resolver sus problemas.

Es bastante fácil de explicar: si alguien te ayuda a comprender y resolver algo, te facilita la vida. Si te facilitan la vida, puedes centrarte en las cosas que realmente te importan, y eso, es crear felicidad.

Facilita que los usuarios encuentren cómo aprovechar sus oportunidades

No siempre ayudar a una persona significa que resuelva un problema. También se trata de facilitar que aproveche una oportunidad. Y en muchas ocasiones dichas oportunidades pueden cambiar la vida de quien sabe cómo aprovecharlas.

bonnus|rewardketing|logro|blog

Desarrolla un sentido de logro e identidad dentro de la empresa

Es común encontrar dos tipos de empresas: las que tienen procesos establecidos y funcionales pero su equipo de trabajo se encuentra en constante competencia interna y las que no los tienen, en las que su equipo de trabajo suele estar más tranquilo pero es ineficiente y poco productivo.

El inbound busca trascender a los modelos convencionales: uniendo los procesos que permiten crear y gestionar mejores resultados a través de objetivos comunes y el trabajo en equipo. Vinculando así, los logros -o fracasos- de unos con los de otros y estableciendo parámetros y procesos transparentes para todos, que los motiva a trabajar unidos y a experimentar como suyos -porque de hecho, lo son- los resultados obtenidos.

Así el logro “de la empresa” se percibe como lo que en realidad es: un logro de todos, éxito de todos. Desde esta perspectiva, las personas pueden sentir que realmente forman parte importante de la empresa y desarrollar un fuerte sentido de logro e identidad.

Disminuye el estrés porque ayuda a formar procesos y lineamientos claros y estables

Si una persona tiene el conocimiento teórico y práctico de una actividad, pero no tiene un proceso definido, genera que la misma acción pueda realizarse de diferentes formas, algunas más eficientes que otras.

En la práctica eso puede generar a veces buenos resultados y malos en otras ocasiones, lo que causa estrés y frustración que van relacionados con la incertidumbre y el miedo a la presentación de resultados.

Con procesos y lineamientos bien establecidos el inbound fija el camino por el cual transitar y todo lo que debes realizar para lograrlo. Ya no tienes que adivinar qué opción es la mejor porque ya tienes esa información, así que puedes centrarte en las actividades que realmente son importantes.

¿Esto cómo influye en el nivel de estrés? Es simple, hay estudios que señalan que las personas que deben realizar varias actividades al mismo tiempo en su trabajo y aquellas que no tienen procesos definidos para realizarlas, suelen sentirse más agobiadas y estresadas que aquellas que sí lo tienen, aunque realicen las mismas actividades simultáneas.

Permite generar clientes a los que tu solución realmente les ayude

Este es una de las cosas que más me gustan de la metodología. Ya no se trata de empresas tratando de generar dinero a costa de lo que sea. Se trata de ayudar a las personas a resolver sus problemas y alcanzar sus objetivos, en resumen, facilitarles la vida.

El enfoque dejó de ser: vende a costa de lo que sea, como sea pero vende. No importa si le sirve o no: solo vende. 

Y se convirtió en: ayúdalo a comprender su problema, ayúdalo a conocer las diferentes alternativas de solución, facilita que aprenda lo que necesita para tomar una decisión informada que realmente sea su mejor opción, aunque eso implique que quizás no sea la tuya.

El sentido está en que al ayudar, también mejoras tu nivel de experticia y te vuelves capaz de ofrecer lo que el usuario en realidad necesita. Por ende el resultado lógico es que probablemente te comprará a ti, a tu empresa. 

Es así como fomentas el bienestar y la alegría: ayudando y ofertando soluciones que realmente ayuden a otras personas, mientras por tu lado, también obtienes un beneficio que te hace sentir satisfecho.

bonnus|rewardketing|blog|vinculo

Crea un vínculo cercano con tus prospectos y clientes

Con el inbound no se trata de crear un vínculo inicial para vender y olvidar la relación. Se trata de relaciones a largo plazo, relaciones en las que cultivas un genuino interés por las necesidades de otras personas: tus prospectos y clientes.

Este interés te permite acercarte a ellos sin la barrera de: “te quiero vender más”, sino para crear vínculos que te ayuden a conocerlo mejor, comprenderlo, agradecerle su confianza, comunicarle lo especial que es para tu empresa y lo mucho que te ayuda al confiar en ella.

¡Qué persona no se sentiría especial y feliz si es tratado así todas las veces que compra algo! 

En el ajetreo de la cadena productiva las empresas se han olvidado de la personalización, del mágico toque humano, pero con este enfoque se propicia la calidez y la confianza. 

¿Alguien podría sentirse infeliz con una empresa con la que se siente confiado, tranquilo y apreciado?

Facilita la creación de soluciones que propicien la satisfacción de los consumidores

En el inbound todo gira alrededor de las personas, por lo cual en lugar de crear productos y servicios que permitan generar más utilidad o ventas, se centra en crear bienes y soluciones que ayuden a las personas.

Al mantener este enfoque, los resultados positivos van creciendo de forma continua, con menos esfuerzo y estrés por parte de todos los involucrados.

Pero lo más importante de todo es que el inbound realmente sienta el precedente de que tu empresa debe tener un fin mayor, más allá de simplemente generar ingresos. Debe buscar servir y ayudar, debe enfocarse en aquello que hagan mejor y hacerlo fomentando un espíritu creativo, colaborativo y feliz por parte de todos los involucrados: tus colaboradores y tus clientes.

Ese es el espíritu de la felicidad hecho método.